La industria del cine mexicano frente al libre comercio

“El comercio abre puertas para relaciones que trascienden el intercambio económico. Cuando las naciones comercian, no solo los bienes materiales cruzan las fronteras, la gente y las ideas inevitablemente cruzan por las mismas puertas.” Cato Institute[1]

El libre comercio fomenta el intercambio tanto de bienes y servicios como de culturas e ideas; puesto que los intercambios los realizan los hombres y nunca se restringen a ser solo productos fabricados. Tal es el caso del cine. Gracias a él, se transmiten las culturas e ideas entre naciones. Sin embargo, uno de los problemas que veo en esto es que, si hay un desequilibrio en la balanza, es decir, si se importa más cultura ajena de la que se genera dentro del país, entonces la propia cultura va perdiendo voz y se va perdiendo identidad nacional. De hecho, esto es lo que sucede con la industria cinematográfica actual. El intercambio no es recíproco ya que existe actualmente un dominio en la industria por parte del cine hollywoodense y nuestro cine nacional pierde cada vez más audiencia. Por ello, pienso que se debe ofrecer un subsidio; así, nuestro cine nacional podría desarrollarse mejor, y llegar a más gente. No creo que el dominio fílmico norteamericano sea solo por falta de competitividad de la industria nacional, sino que hay muchos más factores en juego. Los cuales desarrollaré a continuación.

shutterstock_120091477

https://www.utel.edu.mx/blog/10-consejos-para/que-es-el-tratado-de-libre-comercio/

La industria cinematográfica mexicana se desbarató completamente a raíz del TLCAN[2]. Esto sucedió debido a que, al firmar el tratado, no se consideró a la cultura ni como prioridad ni como interés nacional, lo cual impidió que se discutiera cómo se iban a negociar las industrias culturales, como el cine. Sin embargo, quince días después de firmar el tratado, se promulgó una nueva Ley Cinematográfica donde se estableció que desde 1993 y hasta 1997 se disminuiría paulatinamente la exhibición de películas mexicanas en pantallas nacionales de un 50% a un 10%.

Esto derivo lógicamente en una disminución de la producción fílmica nacional, pues no se quería invertir en una película que por ley fuera a ser proyectada solo en 10 pantallas de 100 nacionales y por una semana.[3] Esta ley se promulgó bajó el argumento de que no era comercio libre favorecer a nuestros productos nacionales; lo cual, es verdad, no es comercio libre proteger la producción nacional, pero de ello no se sigue que se deba desarticular la industria nacional entera en favor de propiciar el libre comercio. Esta desarticulación lo único que generó fue una competencia en condiciones desiguales en la que la producción fílmica mexicana se quedó sin recursos para competir contra un Hollywood que iba ascendiendo al éxito cada vez más.

Además, esto tuvo otras consecuencias económicas y no solo para la industria, sino para la población. Antes del TLCAN, con el subsidio que daba el gobierno al cine mexicano, existían teatros y cines independientes capaces de proyectar filmes en toda la república y vendían el boleto tan barato que con un salario mínimo se podían comprar hasta dieciséis de ellos.[4] Tras el tratado y la nueva Ley Cinematográfica, estos cines tuvieron que venderse a empresas privadas como Cinemex o Cinépolis, las cuales elevaron el precio de sus productos y además tenían por obligación legal exhibir no más del 10% de cine mexicano. Logrando con esto que el cine se convirtiera en un divertimento de las clases media y alta, alejando de este medio a la mayor parte de la población.

multimedia.normal.acab16c2e47b40b8.436c617573757261646f2e2e5f6e6f726d616c2e706e67

https://diarioprimicia.com.ar/noticia/111349/el-municipio-clausuro-local-en-procedimientos-de-rutina

Debido a estas razones es imposible que el cine mexicano se vuelva competente sin ayuda de un subsidio. Por otro lado, a mi juicio, el libre comercio fomenta el intercambio de ideas y culturas que debería tener como consecuencia un enriquecimiento mutuo de las naciones que lo practican. Sin embargo, actualmente existe una balanza desequilibrada principalmente porque no se necesita ni siquiera producir cine mexicano para importar cine hollywoodense, lo cual genera que se pueda importar todo el cine extranjero que se desee sin necesidad de generar cine nacional propiamente.

Encuentro lo anterior problemático porque, en primera de dicho dominio se sigue la pérdida de nuestra cultura cinematográfica. Y debemos proteger eso, porque si perdemos partes de nuestra identidad mexicana, al rato perderemos el resto de nuestra identidad. Este caso específico del cine mexicano, no creo que se resuelva solo haciendo más competente al cine sin ayuda de ningún subsidio, ya que no puede sobrevivir de su sola producción. Y en segunda, es necesario que se consuma y se produzca porque representa parte de nuestra cultura que se está perdiendo debido a la globalización.

Yo no estoy en contra del libre comercio, ni a favor del proteccionismo arbitrario. Solo señalo este caso específico en el que es necesario un subsidio a la industria cinematográfica para que sobreviva nuestra cultura.

Asimismo, creo que este subsidio podría funcionar, puesto que ha funcionado en otros países. Tenemos el caso actual de Francia, país en el que se reparten el mercado fílmico casi por igual tanto Hollywood como su cine nacional. Esto se ha logrado gracias al Centre National du Cinéma (CNC) que ofrece subsidios a la producción y además se ha obligado a las cadenas televisivas a invertir un porcentaje de sus ganancias en el cine.[5] Asimismo, otro caso exitoso, pero del siglo pasado, es el de Alemania de la posguerra. En los años 50’s y 60’s existía un problema en el cine alemán parecido a nuestro cine actual, Hollywood impedía el desarrollo de la industria fílmica ocasionando un estancamiento de dicho arte. Los cineastas se habían quedado sin recursos para filmar y las productoras no invertían en ellos. Así, en 1969, cuando los socialdemócratas ascendieron al poder que se cambió la política estatal y se le otorgó un apoyo al cine. Gracias a este subsidio, se les dio la oportunidad a nuevos cineastas que empezaron a competir internacionalmente, a tener renombre y a rescatar la cultura de su país.[6]

En conclusión, pienso que la decadencia del cine mexicano, como ya lo expuse anteriormente, no es sólo por su incompetencia, sino que no tiene las herramientas ni las posibilidades de ser producido y consumido. Esto se debe principalmente a la desprotección del gobierno cuando se firmó el TLCAN; y si el gobierno creara políticas de subsidio al cine nacional, se podría generar un crecimiento de la industria. Por ello, defiendo la postura proteccionista en la industria fílmica mexicana. Asimismo, creo que se debe promover y defender nuestra cultura, y eso se lograría exitosamente con una política proteccionista puesto que se ha comprobado que ya ha ayudado en otros países y en otras épocas y se ha logrado salir adelante. Además, esto no mermaría el comercio libre, sino todo lo contrario ayudaría a ser más competente la industria cinematográfica mexicana y eso generaría condiciones mínimas de igualdad para que haya competencia.

¿Ustedes qué opinan?

Dejen sus comentarios.

pedro-infante-jorge-negrete-baluartes_69_0_1104_687

Fuentes

“Nuevo cine alemán”. Hablando de cine. http://www.cineclubtea.com.ar/Public17.htm (Acceso 14 octubre 2015)

Morán, Rafael. “Boom del cine francés”. La crónica cultural. http://www.espanol.rfi.fr/cultura/20150521-boom-del-cine-frances (Acceso 14 octubre 2015)

“TLCAN fue un desastre para el cine mexicano”. El economista. http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2014/03/27/tlcan-fue-desastre-cine-mexicano (Acceso 14 octubre 2015)

Hernández Villanueva, Gabriela. “Impulsar la industria cinematográfica es una oportunidad para el desarrollo cultural y económico de México”. Universidad Autónoma de León. http://www.uanl.mx/noticias/investigacion/cine-mexicano-su-produccion-y-consumo.html (Acceso 14 octubre 2015)

Cruz Quintana, Fernando. “El cine mexicano que Hollywood arrasó” Cuadrivio http://cuadrivio.net/dossier/el-cine-mexicano-que-hollywood-arraso/ (Acceso 14 octubre 2015)

Griswold, Daniel T. “Siete argumentos morales para el libre comercio”. Cato Institute. http://www.elcato.org/siete-argumentos-morales-para-el-libre-comercio (Acceso 14 octubre 2015)

[1] Cfr. “Siete argumentos morales para el libre comercio”. Cato Institute. http://www.elcato.org/siete-argumentos-morales-para-el-libre-comercio

[2] Cfr. “El cine mexicano que Hollywood arrasó”, Cuadrivio, http://cuadrivio.net/dossier/el-cine-mexicano-que-hollywood-arraso/

[3] Cfr. “Impulsar la industria cinematográfica es una oportunidad para el desarrollo cultural y económico de México”, Universidad Autónoma de León, http://www.uanl.mx/noticias/investigacion/cine-mexicano-su-produccion-y-consumo.html

[4] Cfr. “TLCAN fue un desastre para el cine mexicano”. El economista. http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2014/03/27/tlcan-fue-desastre-cine-mexicano

[5] Cfr. “Boom del cine francés”. La crónica cultural. http://www.espanol.rfi.fr/cultura/20150521-boom-del-cine-frances

[6] Cfr. “Nuevo cine alemán”. Hablando de cine. http://www.cineclubtea.com.ar/Public17.htm

Anuncios

Un comentario sobre “La industria del cine mexicano frente al libre comercio

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: